Centro de Patología Avanzada de Sonora

VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO

A pesar de que la infección por virus del papiloma humano ha sido una causa frecuente de enfermedad venérea a lo largo de la existencia humana, fue hasta la segunda mitad del siglo pasado que diversos estudios epidemiológicos demostraron su participación directa en la formación del cáncer del cuello de útero, ano, vagina, vulva y pene. Actualmente se han identificado más de 100 tipos de este virus, de los que con mayor frecuencia se asocian al cáncer de cérvix uterino son los tipos 16, 18, 31, 33, 35, 39, 45, 51,52, 56, 58, 59, 66,68 y 73, todos llamados virus del papiloma humano de alto riesgo.

Como identificarlo:
En un simple estudio citológico cérvicovaginal de rutina (Papanicolaou) se pueden observar los cambios que produce la presencia del virus en las células. Hay diversos estudios sofisticados que pueden detectar la presencia de infección por este virus, entre los que se encuentran la hibridación In situ, la reacción en cadena de la polimerasa (PCR) y la inmunohistoquímica. Este último método puede detectar cada virus por separado ó en caso de utilizar un anticuerpo contra p16, decirnos si una muestra que tiene signos de infección viral está afectada por un virus de bajo o de alto riesgo, significando bajo riesgo, que con muy poca probabilidad, ésta persona infectada desarrollará Cáncer del área ano genital, y por lo tanto, en caso de ser positivo el estudio, significa, que la persona está infectada con un virus del papiloma humano de alto riesgo, con altas probabilidades de que la lesión que presenta evolucione hacia la formación de un tumor maligno (cáncer) en particular del cuello de la matriz.

Que hacer para evitarlo:
La medida más efectiva es la abstinencia sexual. Sin embargo en personas con vida sexual activa la práctica monógama es muy segura, siempre y cuando ambos elementos de la pareja estén libres de infección por el virus. Se cuenta en la actualidad con una vacuna que proporciona inmunidad cuando menos por 10 años, que protege contra el 70 % de los virus que inducen formación de cáncer (los tipos 16 y 18) y contra dos tipos de virus que producen con más frecuencia verrugas en el área ano genital (los tipos 6 y 11).

Que hacer en caso de haberse detectado infección por virus del papiloma humano: Se recomienda realizar un estudio denominado colposcopía, que consiste en observar la vagina y el cérvix uterino con un instrumento luminoso de aumento, para detectar zonas anormales del tejido que recubre estos órganos, y en caso indicado, realizar una biopsia, que consiste en extraer un pequeño fragmento de tejido para su estudio por el patólogo, quien confirmará los hallazgos del estudio citológico (Papanicolaou) y de la colposcopía. Este tejido puede ser utilizado para realizarle estudios subsiguientes como son la inmunohistoquímica con p16 para determinar la presencia o ausencia de virus del papiloma humano de alto riesgo.

Tipos de tratamiento:
La conducta a seguir es variada y los criterios que se aplican muy diversos. Sin embargo se dispone de un gran arsenal terapéutico que va desde la resección quirúrgica del área dañada, uso de congelación para matar el tejido alterado, hasta empleo de láser para extraer fragmentos de tejido o vaporizar lesiones de menor tamaño. Será cuestión de consultar con un ginecólogo especializado en éste tipo de lesiones.

Como obtener más información acerca del virus del papiloma humano:

Se puede acceder a mucha información en la página del instituto nacional del cáncer:
http:// www.cancer.gov/espanol/tipos/cuello-uterino
Dra. Carmen Zamudio Reyes. Centro de Patología Avanzada de Sonora SC.
Juarez 118, Colonia Centro C.P. 83000.
Hermosillo, Sonora, México. (662)217-24-39.
http://patquir.com/